Con la unión de Bayer y Monsanto se crea un líder en la agricultura mundial

Los agricultores contarán con mejores soluciones en semillas, agricultura digital y protección de cultivos.

412
Werner Baumann (izquierda), Presidente del Consejo de Dirección de Bayer AG y Hugh Grant, Presidente y Director General de Monsanto.

El 14 de Septiembre se anunció que la empresa alemana Bayer llegó a un acuerdo para la compra de Montsanto. Como resultado de la fusión de ambas empresas se crea el mayor proveedor mundial de semillas y productos para la protección de cultivos. Las dos compañías explicaron que la combinación es necesaria para poder afrontar el reto de alimentar a 3,000 millones más de habitantes que se esperan en el 2050 y de hacerlo de una manera sostenible. Este es el último de una serie de acuerdos importantes relacionados con la producción agrícola a nivel mundial.

El fabricante alemán de medicamentos y productos químicos Bayer informó que se acordó la compra de la firma estadounidense de semillas Monsanto en cerca de 66 mil millones de dólares. “Nos complace anunciar la fusión de nuestras dos grandes empresas, lo que supondrá un enorme paso adelante para nuestra área de agrociencias y reforzará la posición de liderazgo de Bayer como empresa de Ciencias de la Vida impulsada por la innovación con posiciones de liderazgo en sus segmentos clave, y aportará un valor sustancial a accionistas, clientes, empleados y la sociedad en su conjunto”, manifestó Werner Baumann, presidente del Consejo de Dirección de Bayer AG.

Con la transacción se fusionan dos negocios diferentes pero altamente complementarios. El negocio conjunto sacará partido del liderazgo de Monsanto en el ámbito de semillas y rasgos y de su plataforma de agricultura digital (climate corporation) por una parte, y del amplio abanico de productos de protección de cultivos de Bayer para un extenso número de indicaciones y cultivos en todas las zonas geográficas clave por la otra. Como resultado, los agricultores se beneficiarán de una amplia gama de soluciones para satisfacer sus necesidades presentes y futuras, entre las que se contarán mejores soluciones en semillas y rasgos, agricultura digital y protección de cultivos.

La combinación también aunará la capacidad de innovación y las plataformas tecnológicas de I+D líderes de ambas empresas, con un presupuesto anual pro forma de 2500 millones de euros aproximadamente. A medio-largo plazo el negocio conjunto suministrará a los clientes soluciones innovadoras y una gama de productos optimizada sobre la base de hallazgos agronómicos analíticos y sustentada por aplicaciones de agricultura digital. Se espera que todo esto redunde en beneficios significativos sostenidos para los agricultores, que abarcarán desde un mejor abastecimiento y una mayor comodidad hasta un mayor rendimiento, así como una mejor aplicación de los recursos y sustentabilidad.

Bayer se beneficiará de la experiencia de Monsanto en agricultura y semillas, además de la gran presencia de esa compañía en Norteamérica. Monsanto dará a la alemana la posibilidad de convertirse en la mayor compañía de la industria de suministros agrícolas, de rápida consolidación, al combinar su negocio de agroquímicos con la fortaleza de la estadounidense en semillas.

La decisión de Bayer de combinar su negocio de productos químicos, el segundo más grande del mundo después del de Syngenta con la empresa líder en la industria de semillas, es el último de una serie de acuerdos importantes en el sector de los productos para la agricultura.

Monsanto dejará así de ser una compañía independiente 115 años después de su fundación. “El anuncio de hoy da testimonio de todo lo que hemos conseguido y del valor que hemos creado en Monsanto para nuestros accionistas. Estamos convencidos de que la fusión con Bayer constituye la oferta más atractiva para nuestros accionistas, y la modalidad de pago en efectivo aporta el mayor grado de certidumbre”, manifestó Hugh Grant, presidente y director general de Monsanto.

Las dos compañías explicaron que la combinación es necesaria para poder afrontar el reto de alimentar a 3,000 millones más de habitantes que se esperan en 2050 y de hacerlo de una manera sostenible. “Ambas empresas están convencidas de que este desafío requiere un nuevo enfoque que integre de forma más sistemática los conocimientos expertos en semillas, rasgos y protección de cultivos (productos biológicos inclusive) con un fuerte compromiso con la innovación y las prácticas agrícolas sostenibles”, manifestó Liam Condon, miembro del Consejo de Dirección de Bayer AG y jefe de la división Crop Science.

“Estamos entrando en una nueva era en el sector agrícola, marcada por desafíos significativos y que requiere nuevas soluciones y tecnologías sostenibles que permitan a los agricultores producir más con menos. La combinación con Bayer aportará justamente eso: un motor de innovación que aunará la cartera de productos para la protección de cultivos de Bayer con nuestras semillas y rasgos de primera y nuestras herramientas de agricultura digital para ayudar a los agricultores a superar los obstáculos del mañana. Juntas, Monsanto y Bayer aprovecharán una tradición que es motivo de orgullo y los respectivos historiales de innovación en el sector agrícola para suministrar un amplio y más diversificado abanico de soluciones a los agricultores”, declaró Grant.

La sede central del área de Protección de Cultivos y la sede general de Crop Science estarán en Monheim (Alemania), mientras la sede del área de Semillas y Rasgos y la sede comercial para Norteamérica lo estarán en San Luis (Misuri, EE.UU.), con una fuerte presencia en Durham (Carolina del Norte, EE.UU.), así como en muchos otros lugares en EE.UU. y alrededor del mundo. El área de Agricultura Digital de la empresa conjunta tendrá su sede en San Francisco (California, EE.UU.).

La industria agroquímica está en un intenso proceso de consolidación, ChemChina anunció este año la compra de la suiza Syngenta, y recientemente, las canadienses Potash y Agrium acordaban combinar sus negocios de fertilizantes para ganar peso y reducir costos en la producción y distribución. Las compañías responden que estas alianzas les permitirán ofrecer mejores soluciones a los agricultores y de forma más rápida.

La integración se espera que esté completada para final de 2017 aunque antes deberá someterse al examen de los reguladores porque abre una nueva era en el mundo de la agricultura. Se espera que esta fusión tan importante en el ámbito agrícola tenga beneficios importantes para los agricultores Mexicanos.