Piden autorizar siembra de transgénicos

151

Productores de maíz y algodón de Jalisco, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas, señalaron a AGROSINTESIS que México enfrenta el enorme reto de hacer más productivo el campo mexicano y no es claro cómo poder lograrlo si no garantizamos el acceso a las nuevas tecnologías a los productores pequeños, medianos y grandes.

Están haciendo un llamado a la opinión pública y a las autoridades para que tomen las decisiones necesarias que permitan a los productores contar con las herramientas indispensables para competir en igualdad de condiciones con los productores del resto del mundo que ya cuentan con semillas genéticamente modificadas.

Señalaron los productores agrícolas mexicanos que no pueden quedarse al margen de la tendencia tecnológica internacional de la siembra de organismos genéticamente modificados ante los beneficios que representan las variedades transgénicas que permiten ahorrar agua y reducir significativamente la aplicación de herbicidas e insecticidas que tienen un impacto que perjudica al medio ambiente.

La Sagarpa ha respondido que es necesario realizar un balance sensato de las ventajas y desventajas de esta tecnología y no dejar a los productores mexicanos al margen de las tendencias mundiales.

Asimismo, considerarán que en cualquier tipo de aprobación al uso de la biotecnología, se tomarán las precauciones necesarias para controlar la siembra y en otros casos los experimentos que se lleven a cabo con este tipo de organismos por parte de los centros de investigación de México.

Para ello, México cuenta con científicos altamente calificados y que son reconocidos por la comunidad internacional, los cuales tienen un gran sentido de responsabilidad social y ambiental en el tema de los organismos genéticamente modificados. La opinión de ellos será muy valiosa en los aportes que hagan sobre las medidas a considerar para desarrollar los proyectos que solicitan los productores.

Uno de los problemas más serios de México y algunas otras naciones en vías de desarrollo es la disponibilidad de agua. Actualmente, están a la mano de otros productores en el mundo las semillas que permiten lograr ahorros sustanciales de agua o resistentes a la sequía. Pusieron como ejemplo el caso de los productores de algodón de la zona norte y noreste del país, quienes están ahorrando un riego (lo que significa una reducción en el uso de millones de metros cúbicos de agua) y la aplicación de herbicidas e insecticidas que son perjudiciales al medio ambiente, con la siembra de algodón genéticamente modificado.

Al entrar en vigor la nueva Ley de Bioseguridad, en mayo de 2005, la autorización para la siembra de algodón genéticamente modificado está a cargo de las Secretarías de Agricultura y Medio Ambiente. Actualmente, el Gobierno Federal, a través de las Secretarías de Agricultura, Medio Ambiente, Educación, Salud, Economía, Hacienda y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología integran la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), donde se establecen las políticas respecto a este tema. AS