Martes, Julio 29, 2014
   
Text Size
anunciateasnew_01anunciateasnew_02anunciateasnew_03
  • John Deere
  • John Deere
  • John Deere
  • Syngenta
  • Gowan Mexicana
  • Cheminova
  • Disagro
  • Summitagro
suscribeteas_01suscribeteas_02
header-julio2014 revista

Elaboración de abonos orgánicos fermentados

fertilizantes1Para reponer la materia orgánica del suelo

El uso de agroquímicos (fertilizantes y plaguicidas), el monocultivo, variedades genéticamente mejoradas, maquinaria agrícola, entre otros, provocó el desplazamiento de la agricultura tradicional, la pérdida de semillas criollas y la dependencia de los campesinos a insumos externos trajo consigo la contaminación de los mantos freáticos, suelo y del medio ambiente en general, y la muerte por exposición directa o indirecta a los plaguicidas.

En este sentido es que aparece la agricultura orgánica, no como una alternativa de producción, sino como una necesidad. En este capítulo se tratarán los fertilizantes orgánicos fermentados que se pueden usar como abono para las plantas.

 Bocashi

Ingredientes para preparar 65 bultos:

  • 20 bultos de estiércol fresco disponible (gallina, vaca, conejo).
  • 20 bultos de cascarilla de arroz o cuatro pacas de avena o cebada o rastrojo picado.
  • 20 bultos de tierra del lugar sin piedras ni terrones.
  • Seis bultos de carbón vegetal en partículas pequeñas. Si no se consigue fácilmente, se puede elaborar carbón con tusa de maíz o cascarilla de café.
  • Un bulto de cascarilla de arroz, salvado de trigo o de concentrado para vacas.
  • Dos libras de levadura de pan granulado o en barra o fermentado de maíz o bocashi ya preparado.
  • 2 kg de panel o 4 litros de melaza. Agua (prueba del puño, terrón seco quebradizo más o menos entre 40 a 50% de humedad).

 Modo de prepararse

Una vez que se ha determinado la cantidad necesaria a fabricar y se tienen todos los ingredientes necesarios, se escoge un lugar protegido del sol y lluvia, cerca de una toma de agua. Si no se cuenta con el lugar, el bocashi ya preparado deberá taparse. Asimismo, se debe trabajar sobre un terreno plano de tierra firme o en cementado.

  • Se colocan por capas los ingredientes en el siguiente orden: cascarilla de arroz o paja, tierra, estiércol, carbón, cascarilla de arroz o salvado o concentrado
  • La melaza o panela disuelta en agua tibia. Se diluye en el agua que se va utilizando.
  • El agua se aplica uniformemente, mientras se va haciendo la mezcla de todos los ingredientes y solamente la necesaria. Preferiblemente aplicar con una regadera para una mejor distribución de la humedad. No se volverá a aplicar agua.

Es recomendable aplicar la prueba del puño para verificar la humedad de la mezcla. Esta se hace tomando un puño de la mezcla y apretándolo. El punto óptimo es cuando se toma la cantidad en la mano, se aprieta formándose un puñado que fácilmente se desmorona y al soltarlo deja la mano mojada. Si al abrir la mano se desmorona, le falta agua; si escurre, ya se pasó de agua. Para corregir el exceso de agua se debe agregar más materia seca.

  • Se recomienda darle dos o tres vueltas a toda la mezcla o las necesarias hasta que quede uniforme.
  • Una vez mezclada, se extiende hasta que quede de una altura de 50 cm de máximo. En lugares muy fríos se recomienda inicialmente dejarlo bien alto para permitir que la fermentación se acelere.
  • Se cubre con costales o lona.

Si el montón se deja sin voltear durante los primeros tres días de la fermentación, el abono tiende a subir a más de 80°C, lo que no se debe permitir. No es recomendable que la temperatura sobrepase los 50°C. Para lograrlo, los primeros cuatro días se recomienda darle dos vueltas a la mezcla (por la mañana y tarde).

Una buena práctica es rebajar gradualmente la altura del montón a partir del tercer día hasta lograr más o menos una altura de 20 centímetros al octavo día.

A partir del cuarto día se puede realizar una vuelta diaria. Entre los 12 y los 15 días, el abono fermentado ya ha logrado su maduración y su temperatura es igual a la temperatura ambiente, su color es gris claro, queda seco con un aspecto de polvo arenoso y consistencia suelta.

Característica del bocashi al final: totalmente seco y sin temperatura.

 Manera de usarse

La cantidad y la forma de aplicarlo son muy variadas, depende del cultivo, sus necesidades y tipo de suelo. En general, citaremos algunos ejemplos de experiencias en su uso.

  • Para almácigo o semillero. Utilizar una mezcla de bocashi curtido preferentemente (dos a tres meses) proporciones que varían desde 90% de tierra seleccionada con 10% de bocashi, hasta un 60% de tierra con un 40% de bocashi curtido. Regularmente los agricultores realizan pequeños ensayos para determinar la relación óptima.
  • En el trasplante de plántula. Los agricultores experimentan varias formas de abonar sus cultivos.
  1. Abonado directo en la base del hoyo donde se colocará la plántula, cubriendo el abono con un poco de tierra para que la raíz no entre en contacto directo con el abono.
  2. Abonando a los lados de la planta. Sirve para hacer una segunda y tercera abonada de mantenimiento al cultivo y estimula el crecimiento de las raíces hacia los lados. La cantidad es variable, y puede comenzar con un puño por planta.
  3. Abonado directo más o menos de 2 a 21/2 toneladas por hectárea para granos. Ejemplo: maíz, zanahoria, cilantro en el surco mezclando con tierra, donde se irá a establecer el cultivo.
  • En viveros. Se debe de usar 90% tierra y 10% de bocashi con carbón pulverizado.
  • En trasplantes. Se recomienda usar de 30-50 gramos para hortalizas de hojas, 50-80 gramos para hortalizas de cabeza y raíces y de 120-150 gramos para tomate, pimentón, ají, entre otros.

fertilizantes2Recomendaciones

Al aplicarse el abono siempre debe cubrirse con tierra para evitar que se dañe por el sol.

Realice sus propias pruebas de elaboración y manera de aplicación.

Tome nota de los resultados y promuévalos.

Lo ideal es utilizarlo inmediatamente. Si lo va a guardar, es recomendable protegerlo del sol, viento y lluvias bajo techo de preferencia en costales.

No se recomienda almacenarlo por más de tres meses.

 Supermagro

Este abono foliar de origen brasileño funciona con una fermentación anaeróbica (sin aire). Se requiere un recipiente plástico de 200 litros (aproximadamente) que cierre herméticamente para no permitir la entrada de aire. Se coloca un niple con manguera que va a terminar en un balde con agua, con el fin de que los gases que se expandan durante el proceso salgan y no entre aire en el estanque.

 Ingredientes básicos

  • 40 kilogramos de estiércol fresco de vaca.
  • 9 litros de leche
  • 9 litros de melaza o 4.5 kilogramos de panela.

Sales minerales:

  • 3 kilogramos de sulfato de zinc.
  • 1 kilogramo de sulfato de magnesio.
  • 300 gramos de sulfato de manganeso.
  • 300 gramos de sulfato de cobre.
  • 2 kilogramos de cloruro de calcio.
  • 1 kilogramo de ácido bórico o bórax (se deberá de aplicar en dos partes).
  • 50 gramos de trióxido de molibdeno.
  • 50 gramos de sulfato de cobalto.
  • 50 gramos de sulfato de hierro.

 Ingredientes complementarios:

  • 200 gramos de harina de hueso
  • 500 gramos de restos de pescado o camarón seco.
  • 100 gramos de sangre de bovino.
  • 200 gramos de restos de hígado molido fresco y crudo.

 Manera de prepararse:

En un recipiente de 200 litros (plástico y con tapa), se colocan 40 kg de estiércol fresco, 100 litros de agua, un litro de leche y un litro de melaza o 500 gramos de panela disuelto en agua tibia. Revolver bien y dejar fermentar por tres días.

Posteriormente, cada tres días se disuelve cada uno de los minerales en agua tibia y se agrega un litro de leche y un litro de melaza o 500 gramos de panela. Esta mezcla se agrega al fermentado anterior, resolviendo bien.

Los ingredientes complementarios se pueden ir agregando en cualquier momento que se agreguen los minerales.

Después de haber agregado todas las sales, se completa el recipiente plástico con agua hasta 180 litros (se recomienda no completar el volumen total del recipiente, para facilitar la salida de gases de la fermentación), se tapa y se deja fermentar por 30 días en climas cálidos y 45 días en climas fríos.

Modo de usarlo

Se debe proteger el recipiente bajo techo o bajo sombra de árboles.

El recipiente debe quedar herméticamente cerrado.

El color final del supermagro es verde pardo. Si durante el proceso toma una coloración violeta o morada y olor putrefacto está mal y deberá desecharse.

Se puede envasar en recipientes oscuros y guardar en lugares frescos.

 Recomendaciones

Para frutales se recomienda usarlo al 2%, para hortalizas al 4% con intervalos de 10 hasta 20 días. Para tomate y otras hortalizas de frutos aéreos se recomienda usarlo al 4% con intervalos semanales.

 Caldo sulfocálcico y silicosulfocálcico

Este caldo consiste de una mezcla de azufre en polvo (20 kilos) y cal (10 kilos), que se pone a hervir en agua durante 45 a 60 minutos, formando así una combinación química denominada (polisulfuro de calcio).

  • Polisulfuro de calcio. Es un producto obtenido por la ebullición de una mezcla de lechada de cal y azufre. El líquido obtenido, una vez decantado, es de color amarillo anaranjado y contiene cantidades variables de polisulfuro de calcio.

En la preparación hay que tener dos precauciones: mantener el volumen de agua constante y evitar la sobre cocción. Cuando esto ocurre, es común observar que el líquido se torna de color verdoso, debido a la precipitación de azufre coloidal, con la consiguiente disminución de la efectividad del líquido.

Modo de preparación

  • Primer paso. Colocar el agua a hervir en el balde metálico y cuidar de mantener constante el volumen de agua.
  • Segundo paso. Después de que el agua esté hirviendo, agregarle el azufre y simultáneamente la cal con mucho cuidado, principalmente con el azufre, pues en contacto directo con las llamas del fogón es inflamable. Otra alternativa es mezclar en seco, tanto la cal como el azufre en un recipiente, para luego agregarlo lentamente al agua que está hirviendo.
  • Tercer paso. Revolver constantemente la mezcla con el meneador de madera de 45 minutos a una hora aproximadamente: cuanto más fuerte sea al fuego, mejor preparado quedará el caldo.
  • Cuarto paso. El caldo estará listo cuando, después de hervir aproximadamente 45 minutos, se torna de color vino tinto o color teja o rojo ladrillo.

Dejarlo reposar (enfriar), filtrar y guardar en envases oscuros y bien tapados; se les debe de agregar de una a dos cucharadas de aceite (comestible) para formar un sello protector del caldo, para evitar su degradación con el aire (oxígeno) del interior de los recipientes Guardar por tres meses y hasta un año en lugares protegidos del sol.

  • Quinto paso. Después de retirar todo el caldo del recipiente donde se preparó, en el fondo del mismo, sobre un sedimento arenoso de un color verde amarillento, como resultado de los restos de azufre y la cal que no se mezclaron durante la preparación del caldo.

Este subproducto no se debe descartar, por el contrario, constituye lo que se llama pasta sulfocálcica, que debe homogeneizarse y guardar en un recipiente bien cerrados, con un poco de aceite para protegerla de la degradación que puede sufrir.

Esta pasta se emplea en el tratamiento de troncos y ramas de árboles que estén atacados, principalmente por cochinillas, broca o taladradores, y árboles que hayan sufrido podas o que tengan el mal del cáncer, principalmente en los cultivos de mango, aguacate y cítricos.

Producción de aminoácidos a partir de frutas maduras

Aquí se sugiere que se realice un inventario, principalmente en supermercados, mercados municipales, mercados de abasto, para ver con qué tanto producto se puede contar.

Asimismo, es recomendable utilizar la mayor parte de frutas diversas que puede recolectarse, así como contar con el equipo para su proceso de obtención.

La fruta se puede acomodar en capas y vertirse la melaza 100% pura sin diluirse. Esta fruta se puede picar en trozos regulares o también se puede picar y licuar.

Es muy importante que cuando se pique y se licue la fruta se vaya acomodando en capas, y vertirse, sobre ésta, la melaza sin diluir y revolver con una pala de madera y así sucesivamente hasta llenar el barril de plástico de capacidad de 200 litros, aunque puede ser un recipiente de plástico de mayor capacidad como rotoplast.

La cantidad de fruta a acomodarse en capas dentro del barril de 200 litros es de 140 kg y el resto de melaza sin diluir obviamente sobre cada capa de fruta.

Tapado del barril y sometido a fermentación.

Una vez que ya pasan ocho días de iniciado el proceso de fermentación ya están listos para aplicarse.

Se debe tener mucha paciencia con el colado: la melaza y la fruta forman un semilíquido que presenta poca fluidez a través de las mallas de filtrado, incluso puede dilatar horas.

La cantidad a aplicarse por hectárea “una vez colocado este líquido que contienen los aminoácidos” es de 5 a 8 litros por hectárea en combinación con la otra mezcla de foliares.

 Producción de Biofish reforzado

Contar con la materia prima suficiente y el equipo para su elaboración.

Recolección de los desechos de pescado y trasportado al lugar de procesamiento.

Vaciado del desecho de pescado a los barriles o rotoplast y mezclado con los líquidos orgánicos como son (supermagro mejorado, humus líquido reforzado, bacterias desintegradoras de materia orgánica, aminoácidos de frutas y otros.

Agitado con una pala de madera para homogeneizar el producto que entrará en proceso de fermentado.

Cerrado del barril o rotoplast para evitar fuga de olores hacia el exterior.

El barril o rotoplast se puede llenar en una sola ocasión o esperarse el llenado de dos a tres días, sino se cuenta con la suficiente cantidad de desecho de pescado.

Nota: La cantidad de desecho de pescado es del 30 a 35% del recipiente donde se procesará el orgánico y el resto será de los líquidos que se producen en la fábrica o empresa y el tiempo de espera para aplicarse al campo s de 35 a 45 días de fermentación.

La cantidad a aplicarse por hectárea es de 8 a 10 litros en la fórmula utilizada líquida aplicada al suelo o foliar.  AS

Ing. Juan Alberto Santoyo Juárez, Investigador de forrajes del Campo Experimental Valle de Culiacán del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias

 

Login Form