Jueves, Octubre 30, 2014
   
Text Size
anunciateasnew_01anunciateasnew_02anunciateasnew_03
  • John Deere
  • John Deere
  • John Deere
  • Syngenta
  • Gowan Mexicana
  • Cheminova
  • Summitagro
suscribeteas_01suscribeteas_02
header-sep2014 revista

Fecha de siembra de maíz en Tamaulipas

siembratampsUna alternativa para incrementar la producción

El maíz es un cultivo más importante en México por la superficie sembrada, el valor de la producción y la ocupación que provee al 20% de la población económicamente activa. En el 2008 se sembraron en el país 7.35 millones de hectáreas de maíz para grano con rendimiento medio de 3.32 t ha–1 y un volumen de producción de 24.41 millones de toneladas (SIAP 2010).

En Tamaulipas durante el periodo de 2003 al 2008 en el ciclo agrícola de otoño-invierno bajo condiciones de riego, se sembraron 93,629 hectáreas de maíz que representan el 38.76% de la superficie sembrada anualmente en el Estado, en ellas se obtuvo un rendimiento medio de 4.60 t ha–1. (SIACON 2009). El norte de Tamaulipas es la región más importante para la siembra de maíz ya que en el mismo periodo de otoño-invierno se sembraron cada año 65,580 hectáreas con un rendimiento medio de grano de 5.26 t ha–1 que representan el 70.04% de la superficie sembrada con este cultivo, en cambio en la región centro del Estado se sembró el 17.33% que equivale a 16,226 hectáreas con un rendimiento de 4.45 t ha–1, mientras que en la zona sur se sembró el restante 12.63% (SIACON 2009).

En el área de riego del norte de Tamaulipas, el maíz amarillo se ha sembrado de manera importante desde la década de los 80’s. La superficie sembrada con este cereal durante los ciclos otoño-invierno (O-I) de los años 2006, 2007 y 2008 fue de 101,746, 81,200 y 67,200 hectáreas, en donde los maíces de grano amarillo ocuparon el 93, 77 y 92%, respectivamente.

El maíz es el cereal de mayor adaptación en el mundo y el conocimiento del ambiente donde se desarrolla el cultivo es fundamental para obtener el mayor potencial de rendimiento, en general las mayores producciones se dan en ambientes en donde los meses más calurosos varían entre 21 y 27°C en el día y de 14.4 a 21°C en la noche y un periodo libre de heladas de 120 a 180 días, un ejemplo es la mejor selección de la fecha óptima de siembra, para evitar las heladas y que el desarrollo del cultivo en su etapa reproductiva se presenten temperaturas frescas para obtener una mayor producción y por ende mayores beneficios económicos.

Es difícil que en la región se alcancen los rendimientos que se obtienen en otras regiones del país como Guanajuato y Sinaloa, en donde temperaturas frescas favorecen a etapa reproductiva del maíz, lo cual se refleja directamente en un mayor llenado de grano y por ende mayor rendimiento. Un ejemplo es el H-435 el cual en Río Bravo, Tamaulipas requiere de 78 días para la floración y 140 días para alcanzar madurez a cosecha, mientras que en Culiacán florea a los 90 días y se cosecha a los 170 días.

La investigación agrícola con respecto al manejo del cultivo de maíz se inició en Tamaulipas en la década de los 60’s en el Campo Experimental Río Bravo (Reyes y Cantú 2006), actualmente cincuenta años después de presenciar los diferentes cambios tecnológicos y ambientales se plantea el presente escrito con la finalidad de dar a conocer la tecnología más reciente para la siembra y producción de maíz en el norte de Tamaulipas.

 Antecedentes

Ultimamente se han presentado con mayor frecuencia anormalidades ambientales, como es el caso del fenómeno del “niño”, el cual se produce por una elevación anormal de la temperatura del agua del océano. Este fenómeno origina cambios ambientales radicales, produciendo desviaciones con respecto a las características normales del clima, con efecto catastrófico sobre las actividades vitales del hombre (Tiscareño et al., 1998).

c1siembratampsLa fecha de siembra del maíz ha sufrido diversos cambios en la región a través del tiempo, situación que se ha observado desde los inicios de los trabajos de investigación del Programa de Maíz del Campo Experimental Río Bravo (Reyes y Cantú, 2006). En la década de los 60’s las mejores siembras comprendías del 1 de febrero al 15 de marzo (Ortiz et al, 1966), mientras que en los años 80’s la fecha óptima de siembra abarcó todo el mes de febrero (Anónimo, 1978), mientras que en la actualidad Reyes y García, (1996) mencionan que la fecha de siembra se ha acotado al periodo del 20 de enero al 15 de febrero (Cuadro 1).

En los últimos años existe entre los productores una tendencia creciente de sembrar antes del 20 de enero debido a la creencia que en la región los inviernos han sido más calientes, situación que no se justifica de acuerdo con los datos históricos de clima en la región, las cuales muestran que las siembras tempranas tienen mayor riesgo de sufrir heladas, como la ocurrida el 5 de marzo de 2007 cuando se siniestraron más de cinco mil hectáreas (Rodríguez-del-Bosque et al, 2007).

En los últimos cinco años en el norte de Tamaulipas se han sembrado en promedio 100 mil ha–1 de maíz durante el ciclo otoño-invierno en condiciones de riego. Se estima que cerca del 20% de las siembras de maíz se realizan fuera de la fecha de siembra que el Inifap recomienda para esta región, lo que provoca en promedio pérdida en el rendimiento de 1.0 t ha–1.

Condiciones óptimas para el desarrollo del maíz

Para un desarrollo óptimo del maíz se requiere que las temperaturas promedio oscilen entre 21 y 32°C, presentando los rendimientos de grano más altos cuando los años son más frescos (Shaw 1988). Diversos autores reportan que la temperatura óptima nocturna debe oscilar entre 18 y 22°C y son las que tienen mayor influencia en el rendimiento del grano (Peters et al 1971; Duncan et al 1973; Keeling et al 1990). Cuando las temperaturas nocturnas son superiores a 22°C y las diurnas a 35°C o más, se provoca un severo estrés en la planta, agravándose esta situación cuando se tienen densidades altas y poca humedad (Prine 1971; Shaw 1988), este estrés se refleja más en la etapa de llenado de grano, donde las variaciones mínimas de temperatura afectan severamente el rendimiento del maíz.

c2siembratampsComportamiento del maíz en siembras tempranas

Cuando el maíz se siembra en fechas tempranas (15 de diciembre al 19 de enero), el cultivo presenta efectos negativos entre los que se encuentran: la germinación de la semilla es afectada principalmente por la temperatura y la humedad del suelo, así como, el vigor. En el Cuadro 2 se presentan la temperatura del suelo y los días a la emergencia del maíz en diferentes fechas de siembra y se observa que a medida que la siembra se realiza de forma temprana se retarda la emergencia del maíz, siendo ésta de 10 días en promedio, el mismo fenómeno lo presenta la humedad del suelo (la germinación se incrementa en la medida que se incrementa la humedad del suelo) este retraso en la germinación puede ocasionar pérdidas o daños en semilla o en las plántulas por hongos, insectos, o formación de costras del suelo, por lo que es necesario incrementar la semilla de siembra en 10% y más aún si el porcentaje de germinación es menor del 85% (Reyes y Cantú, 2005).

Las siembras efectuadas durante este periodo, ocasionan que las plántulas de maíz en etapa vegetativa de 2 a 4 hojas completas (V2 a V4), comúnmente se tornen de color morado cuando son expuestas a bajas temperaturas, este síntoma desaparecerá a medida que la temperatura del aire se va incrementando sin afectar el rendimiento de grano (Reyes y Cantú, 2005). Este síntoma se presenta únicamente en maíces con germoplasma de origen tropical y no así en los de origen templado, la coloración morada o púrpura es ocasionada por la respuesta de las antocianinas a las bajas temperaturas (Figura 1).

siembratamps2

siembratamps3

siembratamps4

Fig. 1.Efecto de bajas temperaturas sobre plántulas
de dos híbridos de maíz, izquierda origen templado
y derecha origen tropical
Fig. 2. Daños ocasionados al maíz por helada. O-I 2006-2007 Rxío Bravo, Tamps. Fig. 3.Daños irreversibles por granizada. O-I 2006-2007. Díaz Ordaz, Tamps.

Por lo general las plántulas de maíz en esta etapa del crecimiento, al presentarse temperaturas congelantes (–1°C), sólo presentan quemaduras en sus hojas emergidas, pero no se ocasiona daños en el punto de crecimiento, el cual se encuentra abajo de la superficie del suelo (Figura 2). Para estos daños no se recomienda realizar ninguna actividad, ya que las plantas afectadas se recuperarán y las pérdidas en el rendimiento de grano oscilarán entre 1 y 20%, dependiendo de la intensidad y duración de la helada, si lo desea y para superficies pequeñas podrá retirar el dosel quemado con unas tijeras. Si la helada o granizada se presenta después de la etapa V4, es muy posible que dañen el punto de crecimiento por estar éste sobre la superficie del suelo, para este caso se recomienda realizar una resiembra, siempre y cuando se encuentre dentro de la fecha recomendada, de lo contrario es preferible cambiar a otro cultivo como sorgo o algodón (Figura 3).

Durante este periodo de siembra muy probablemente el maíz presenta las siguientes condiciones generales: Tardará en germinar de 14 a 17 días por baja temperatura ambiental y del suelo; su desarrollo presentará menor altura de planta, menor área foliar; alargamiento de ciclo vegetativo con una floración de 103 a 106 días después de la siembra, teniendo alta probabilidad de daños por heladas (llegando a ser pérdidas totales en el rendimiento), asimismo, se tenderá mayor incidencia de gusano elotero y cogollero y el rendimiento a obtener fluctuaría de 4 a 6 t ha–1 (Cantú y Reyes, 2008).

siembratamps5
Fig. 4. Diferencia en altura de planta por efecto de
la fecha de siembra





siembratamps6



Fig. 5. Aspecto general del desarrollo del maíz en
diferentes fechas de siembra. Río Bravo, Tamps.
O-I 2005-2006


Comportamiento del maíz en siembra óptima (20 de enero a 15 de febrero)

El maíz sembrado en la fecha óptima, la cual queda comprendida del 20 de enero al 15 de febrero, tendrá un mejor desarrollo y comportamiento que en el periodo antes descrito; en esta fecha la germinación de la semilla se presentará de 10 a 12 días después de la siembra, la altura de planta y mazorca se incrementará en 14.11%; es decir, el maíz tendrá una altura promedio de 186 centímetros y por ende se aumentará el área foliar, y la precocidad (16 días), motivo por el cual la exposición de los estigmas se dará, en promedio a los 75 días después de la siembra (Figura 4).

Cabe mencionar que durante este periodo de siembra, se tendrá una mayor incidencia de plagas, con respecto a las siembras tempranas, motivo por el cual se recomienda utilizar híbridos de maíz, adaptados y con excelente cobertura de mazorca para reducir daños por plagas e incidencia de enfermedades.

Comportamiento del maíz en siembras tardías (después del 15 de febrero)

Cuando el maíz se siembra fuera de la fecha de siembra (después del 15 de febrero), se incrementan los factores adversos que merman significativamente el rendimiento de grano, su comportamiento se ve reflejado bajo el siguiente esquema. La germinación se presentará de 3 a 5 días después de la siembra, con un rápido desarrollo inicial, debido a las altas temperaturas que se presentan durante la siembra, lo que repercute directamente en una mayor altura de planta y mazorca, con un incremento del 24.53%; es decir, presentará una altura promedio de 203 centímetros con respecto a las siembras tempranas (Figura 5), además se tendrá una mayor precocidad, ya que la floración masculina ocurrirá en promedio a los 66 días después de la siembra; es decir; 25 días menos que las floraciones presentadas en las fechas tempranas.

Por otra parte, la siembra de maíz en fechas tardías incrementa considerablemente el riesgo de reducir el rendimiento de grano. Estas afectaciones se debe principalmente a una mayor incidencia de problemas fitosanitarios (plagas y enfermedades) y a la coincidencia de altas temperaturas y falta de humedad en etapas críticas del cultivo, estudios realizados sobre este aspecto indican que un atraso de 10 días en la fecha de siembra se reducen en 22% la probabilidad de éxito de que esa fecha de siembra sea la mejor. Generalmente en estas fechas de siembra se presentan altas temperaturas ambientales en los meses de mayo y junio, periodo que coincide con la floración del maíz, causando mala polinización o esterilidad en casos extremos, repercutiendo directamente en el rendimiento de grano, asimismo, la incidencia de plagas como el gusano elotero y cogollero se incrementan con respecto a las fechas tempranas y oportunas hecho que afecta al rendimiento del maíz (Cantú y Reyes, 2006 y 2008).

Los daños causados por las plagas, aunado a la mala cobertura de mazorca de algunos híbridos que se utilizan en la región norte de Tamaulipas, las precipitaciones y las temperaturas altas registradas durante los meses de junio y julio (época de maduración y cosecha del maíz), retrasan la trilla hasta en 20 días, favoreciendo la presencia de aflatoxinas en el grano, desecho metabólico que produce el hongo Aspergillus flavus, su desarrollo y reproducción se favorece por las altas temperaturas nocturnas, llegando a presentarse pérdidas totales si existe una sequía en este periodo (Payne, 1992; Reyes y García, 1996).

g1siembratampsHíbrido de maíz

En la frontera tamaulipeca actualmente se ofrecen por diferentes compañías productoras de semilla un buen número de híbridos de maíz de diferente precocidad, potencial de rendimiento, porte de planta, color y tamaño de grano, del tipo palomero, para uso forrajero y sobre todo de diferentes precios de semilla, lo que representa una amplia opción de acuerdo a los gustos, preferencias y necesidades de los productores de maíz del norte de Tamaulipas (Cantú y  Reyes, 2005).

Entre los híbridos que ofrece el mercado se puede mencionar los productos de Pioneer, Asgrow, Dekalb, Garst, Golden Acres, Techag y Ceres, entre otros, sin faltar los materiales nacionales generados por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap).

De acuerdo a los resultados obtenidos en diferentes evaluaciones realizadas, bajo diferentes ambientes de producción y distintos años, se sugiere; si su terreno es de alta productividad, cuenta con agua de riego y tiene los recursos económicos necesarios, siembre el híbrido de su preferencia, si su problema es solvencia económica o falta de capital de inversión en semilla, se sugiere la siembra de híbridos nacionales como el H-437, H-439, H-435 y H-436 y si su gusto es por los de granos amarillos utilice el H-443A, en cambio si su problema es la falta de agua (aplica únicamente uno o dos riegos de auxilio) o siembra de temporal, utilice el H-437, H-440 y H-443A.

De acuerdo a los resultados obtenidos en diferentes años de evaluación, en cuanto al color de grano del maíz los resultados indican que los maíces de grano amarillo son más productivos que los de grano blanco (Figura 6).  AS

Continuará...

Login Form