Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

La tendencia a mayores densidades de población

14

Produzca 20 toneladas de maíz por hectárea


Cuando se toca el tema de alta producción de maíz siempre va ligado a Sinaloa, debido a que es el estado donde se obtiene el mayor promedio de rendimiento por hectárea de la República Mexicana y es donde se ha trabajado más durante los últimos 10 años en mejorar la tecnología de manejo.

La superficie estatal destinada al cultivo de maíz del ciclo otoño-invierno 2019/2020 es cercana a las 500 mil hectáreas con una producción superior a las 5 millones del toneladas. Sin embargo, los productores no tienen sus problemas resueltos ya que es necesario realizar de manera más eficiente el manejo de los factores que inciden en la rentabilidad de la actividad agrícola.

Es por eso que instituciones como el INIFAP y las Fundaciones Produce han venido apoyando la búsqueda de opciones tecnológicas que permitan validar y posteriormente transferirlas a los productores.

Características del sistema

Mediante el manejo de siembras en surcos angostos (40 y 50 cm) de dobles hileras en surcos de 75 y 80 cm, de triples y cuádruples hileras en cama de 1.52 y 1.60 m, se presenta un cierre anticipado de cultivo. Al modificarse la distribución espacial de las plantas se reduce el sombreo mutuo entre las hojas durante su etapa de expansión, lográndose una más rápida cobertura del suelo. Esta cobertura más temprana permite lograr mayor eficiencia en la intercepción de la luz, del suelo y nutrientes en el cultivo, respecto de la eficiencia lograda con las siembras en surcos convencionales de hilera sencilla con separación a 75 y 80 cm.

El método nos permite incrementar la densidad de plantas por hectárea, manejando poblaciones de 100 mil plantas o más, pero brindándoles una mejor distribución en el terreno, teniendo que realizar la siembra con una sembradora de doble o triple hilera o bien con una sembradora convencional de siembra en hilera sencilla para surcos a 40 ó 50 cm.

Esta tecnología permite además obtener una disminución de los problemas de acame y plantas improductivas que se traduce en mayores rendimientos por hectárea. Cabe hacer notar que la respuesta productiva de cada híbrido es variable, en función de la estructura y de la fisiología de la planta, por lo que los niveles de incremento en rendimiento son directamente proporcionales al grado de adaptación de cada material.

Antecedentes

En los años 80, el Dr. Roy Flanner especialista en suelos en Estados Unidos realizó trabajos de campo con siembras equidistantes de 35.5 x 35.5 cm con rendimientos de 19.56 toneladas/ha y posteriormente con siembras a 35.5 x 30.5 cm y obtuvo 21.19 toneladas/ha.

Posteriormente se han reportado estudios y trabajos con surcos angostos a 38.5 y 56 cm entre hileras con resultados variables pero generalmente positivos.

A nivel regional, el sistema fue validado por primera vez durante el ciclo otoño-invierno 99/2000 por el primer autor de este artículo y el Ing. Martín Bojórquez, gerente Operativo y Productor Cooperante de Fundación Produce Sinaloa, AC, respectivamente, donde los primeros resultados obtenidos no fueron los esperados, y apenas fluctuaron entre 8 a 11.8 toneladas por hectárea.

Pero fue a partir del ciclo otoño-invierno 2000/2001 cuando con un mejor manejo del sistema se empezaron a obtener incrementos con todos los híbridos en porcentajes de 5 hasta 20%. A partir del ciclo 2003/2004 el proyecto ha sido liderado por el segundo autor de este artículo, incorporándose los distintos métodos que actualmente se validan tanto en surcos como en cama. El nivel de adopción está incrementándose muy rápidamente, al grado de que ya hay productores practicantes del sistema en todo el estado, principalmente en los valles del Fuerte, El Carrizo, Guasave, Culiacán y Navolato.

Requerimientos de equipo de trilla

Una de las interrogantes más frecuentes que hacían los productores era en el sentido de cómo se cosecharían estos lotes de siembras totalmente diferentes al sistema convencional. La respuesta ya la tenemos: no se requiere trilladora especial, ya que hasta las siembras hechas en surcos angostos de 50 cm se pueden trillar sin problemas con los bancos de trilla normal, siempre y cuando los picos del banco estén bien alineados a 30 pulgadas.

Resultados del ciclo otoño-invierno 2019/2020

Durante el ciclo próximo pasado de otoño-invierno 2014/2015 se establecieron dentro del proyecto “Métodos de siembra para alta productividad en maíz” 25 lotes demostrativos con productores cooperantes en la zona norte de Sinaloa, donde se aplicaron cuatro de los seis diferentes métodos de siembra propuestos por el proyecto en mención.

Con la aplicación de cada uno de los métodos de alta productividad se obtuvieron incrementos importantes, pero es conveniente hacer notar que en los lotes donde se manejaron las dobles hileras en surcos a 80 cm y los surcos angostos a 50 cm, estos incrementos fueron mayores.

Por ejemplo, en el lote de suelo de barrial del Sr. Juan Carlos Acosta, ubicado en el ejido Mochis en el municipio de Ahome, con el método de siembra de doble hilera en surco a 80 cm obtuvo un rendimiento de 15.6 toneladas/ha donde el máximo obtenido anteriormente era de 9.5 toneladas/ha.

En el lote de suelo de aluvión del C. Rosario Cota Soto, ubicado en el ejido San José de Ahome, en el municipio de Ahome, con el método de surco angosto a 50 cm, se logró el máximo rendimiento obtenido hasta la fecha en el estado de Sinaloa: 20.9 toneladas por hectárea, donde el mayor rendimiento anterior había sido de 13 toneladas por hectárea.

Resultados a futuro

Esperamos incrementos graduales y constantes en el rendimiento promedio del estado en la medida que los productores seleccionen el o los híbridos y el método de siembra más apto para su región, considerando que en el cultivo de maíz tenemos aún muy alto el techo del potencial productivo. De acuerdo, con investigadores de la universidad de Iowa, en el valle del Fuerte, podemos aspirar a producir hasta 29 toneladas por hectárea por lo que observando los niveles actuales es claro que falta mucho por avanzar.

Análisis costo-beneficio

Un productor medio puede obtener rendimientos alrededor de las 10 toneladas por hectárea, donde invierte un promedio de $20,000.00, con lo cual obtiene un ingreso de $21,500.00 a un precio por tonelada de $4,150.00. Esto nos da una relación costo/beneficio de 1:1.1, por cada peso invertido se obtiene 1.1 de ganancia.

Mientras que con la aplicación de los métodos de siembra de alto rendimiento se invierte $22,000.00 con rendimientos promedio de 12 toneladas/ha que aporta un ingreso de $27,800.00, lo que representa una relación costo-beneficio de 1:1.3, que significa una ganancia de $1.30 pesos por cada peso invertido.

Si se considera que en Sinaloa se siembra cada año un pro- medio de 450 mil hectáreas, mediante la aplicación de esta tecnología, se podrían tener incrementos de producción de 800 mil toneladas anuales.

Los costos de producción actuales son mayores, esto debido al incremento de los insumos agrícolas, como la semilla, los fertilizantes y los agroquímicos, lo que disminuyen las ganancias del productor.

Juan José Hernández González | Fundación Produce Sinaloa, AC y

Edgardo Zubía Duarte | Centro de Validación y Transferencia de Tecnología de Sinaloa, A.C.