Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

El potencial productivo del maíz con semillas mejoradas

65

La tendencia de los precios futuros del maíz


Ing. Miguel Angel Osorio, director general de Aspros

“En México actualmente se cultivan anualmente alrededor de 8 millones de hectáreas de maíz, para un volumen de producción aproximado de 27.5 millones de toneladas de la cuales casi 24.5 millones son de maíz blanco y aproximadamente 3 millones son de maíz amarillo. Pero tenemos un consumo de 45 millones de toneladas por lo que tenemos que importar cerca de 18 millones de toneladas por unos 3 mil millones de dólares. Tenemos una gran necesidad de incrementar nuestra producción y existe el potencial para lograrlo”, señaló a AgroSíntesis, Miguel Angel Osorio, director general de Aspros.

Aspros es una empresa desarrolladora y comercializadora de híbridos de maíz blanco de alta calidad y rendimiento, con gran estabilidad y adaptabilidad a las condiciones del campo mexicano, que cuenta con más de 35 años de experiencia. Hace 6 años inició el proceso de institucionalización al incorporar a 2 Consejeros Independientes en el Consejo de Administración de la empresa, que busca estar totalmente integrada, y cuenta con un amplio banco de germoplasma propio para cada región del país.

“Estimo que con el uso de semillas híbridas podemos incrementar en 5 millones de toneladas la producción de maíz a nivel nacional, en el corto plazo”, sañaló el director general de Aspros. De la superficie sembrada en México, 2 millones de hectáreas se producen con semillas híbridas, y las otras 6 millones con maíces de baja productividad. Además, de éstas sólo de 4.5 a 5 millones de hectáreas son catalogadas como de alto potencial productivo donde la utilización de semillas mejoradas contribuiría fuertemente en los volúmenes de producción. Es decir, estamos produciendo en 3 millones de hectáreas que son de bajo potencial productivo, donde no se debería producir. “Si podemos incrementar el uso de semillas híbridas en superficies de alto potencial productivo, podríamos aumentar nuestra producción en 5 millones de toneladas al año. El potencial productivo de los valles altos, en los estados de Puebla, Tlaxcala, Estado de México e Hidalgo, por ejemplo, es muy interesante. Actualmente, se siembran 1 millón de hectáreas bajo temporal y sólo utilizan el 20% de su superficie con híbridos”, dijo.

Diez estados del país concentran 80% de la producción nacional de maíz, siendo Sinaloa el principal productor con una participación del 23%, que representa un volumen de 6.5 millones de toneladas. Sinaloa, líder de producción de maíz en México, siembra 500 mil hectáreas y el 99% con semillas híbridas. Sus rendimientos promedio oscilan en las 12 toneladas por hectárea. Por otra parte, el Estado de México, también siembra 500 mil hectáreas pero sólo el 20% con semillas mejoradas, obteniendo rendimientos promedio de solo 3.5 toneladas por hectárea. “El potencial para incrementar nuestra productividad en el Estado de México y en los valles altos existe y contamos con la tecnología para lograrlo en México”, señaló el Ing. Osorio.

Tendencia de precios

La tendencia de los precios internacionales del maíz obligan a los productores a ser mas eficientes en todos sentidos. “La caída de los precios del petróleo hará que parte de las 110 a 120 millones de toneladas de maíz que destinaba Estados Unidos para la producción de etanol se sumen al inventario mundial afectando los precios a futuro debido al menor costo en la producción de gasolinas con petróleo comparado al etanol. Además, esperamos una disminución en el consumo de proteína animal debido a la situación actual”, dijo.

En México es necesario ordenar y facilitar la comercialización del maíz blanco al momento de la cosecha a precios competitivos de mercado. El programa anunciado de precios de garantía para el maíz de $4 mil 150 pesos no es suficiente, agravando la situación y expectativas de los productores que ya se empiezan a manifestar en estados del noroeste del país.

Aspros

Aspros cuenta con un equipo profesional de más de 200 personas, llegando a ocupar hasta 1,100 en épocas de cosecha de la producción de semilla. A través de su área de investigación desarrolla maíces con genetistas mexicanos, lidereados por el Ing. Juan Gerardo Arancivia Gómez, que tienen como objetivo desarrollar maíces híbridos que mejoren la rentabilidad del agricultor mexicano y la vida de sus familias con técnicas de mejoramiento genético que le permiten a Aspros acelerar los procesos de generación de nuevas variedades por medio de tecnologías como el uso de marcadores moleculares y dobles haploides que permiten acelerar los procesos de selección e identificación de las características que buscan implementar en las nuevas generaciones de variedades.

Aspros produce su semilla en Guanajuato, Zacatecas y Sinaloa. Cuenta con dos plantas de acondicionamiento de semilla; en Zacatecas para el deshoje, secado y desgrane de la semilla, y en Calimaya de Díaz González, Estado de México, para la clasificación, acondicionamiento, tratamiento, envase y almacenamiento de la semilla. Aspros cosecha su semilla con altos contenidos de humedad y la seca en celdas especiales de secado gradual para garantizar una mayor germinación y vigor. La semilla es monitoreada durante todo el tiempo que se encuentra en almacén para asegurar que el agricultor siempre reciba un producto de alta calidad.

Variedades mejoradas

Aspros cuenta con una amplia gama de variedades establecidas y nuevas variedades de maíz blanco en el mercado con adaptación a las principales zonas productoras y con resistencia a las principales enfermedades. ”Tenemos 3 programas de investigación, para el noroeste o sub-trópico (Sinaloa), media altura (Guanajuato, Querétaro, Zacatecas, San Luis Potosí, Michoacán, Aguascalientes, y Jalisco) y para los valles altos.

“Para el noroeste contamos con Coronel, una variedad de ciclo intermedio con resistencia al tizón o turcicum (Exserohilum turcicum) y Titán, de alta productividad con resistencia al acame y a fusarium (Fusarium verticillioides). Vikingo y Troyano son variedades ya establecidas en el mercado y se han comportado de manera muy competitiva. Estamos por liberar nuevos materiales para el sub-trópico. Para media altura contamos con los nuevos materiales Samurai, Hércules y Supremo, con alta resistencia a fusarium (Fusarium verticillioides) y al acame. También contamos con Noble, un material de grano muy pesado y mazorcas muy uniformes. Asimismo, contamos con Aquiles que es una variedad muy adaptable a varias zonas y todos estos materiales cuentan con un potencial de rendimiento de hasta 18 a 20 toneladas por hectárea, dependiendo del manejo. En los valles altos contamos con 3 materiales, el 722, para grano y forraje ya establecida en el mercado, Gladiador y el más nuevo Cherokee, que es muy resistente a enfermedades, con grano muy pesado y rendimientos de 13 a 14 toneladas por hectárea”, concluyó el Ing. Miguel Angel Osorio.

La seguridad alimentaria, el cambio climático, la inocuidad, y las plagas y enfermedades, son retos que los avances científicos y la tecnología aplicada pueden vencer. Un claro ejemplo de ello es el mejoramiento de semillas de maíz que ha permitido elevar la productividad y la rentabilidad de este cultivo en el campo mexicano. Para el año 2050, debido al incremento poblacional, será necesario incrementar en alrededor del 70% la producción de alimentos, con desafíos cada vez mayores, como la pérdida de superficie cultivable, la falta de agua de riego, y la erosión del suelo, entre otros. Por lo que las políticas públicas deben ser de largo plazo y tener claro los objetivos de rentabilidad, tecnificación y uso responsable de los recursos.