Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

Estrategias para el manejo integrado de maleza en trigo

571

El control químico de la maleza es una práctica que se ha generalizado en muchos cultivos a partir del descubrimiento del 2,4-d. El éxito de esta medida de control en forma selectiva radica en el poder que tienen los herbicidas de cambiar el metabolismo de las plantas, de tal manera que impiden el crecimiento y causan la muerte de la maleza sin afectar a los cultivos, sin embargo, existen reportes de herbicidas que no alcanzan el control esperado en algunas poblaciones de maleza, lo que podría deberse a diversos factores como: edad de las plantas, estado hídrico, volúmenes de aplicación, dosis y presencia de biotipos susceptibles y/o resistentes a estos herbicidas.

Este último factor ha sido considerado como una respuesta al uso continuo y prolongado de algunos herbicidas y su alta actividad en un sitio de acción específico en las plantas, lo que ha favorecido la selección en las poblaciones de maleza.

Las diferencias en susceptibilidad o resistencia entre biotipos de la misma especie pueden ser explicadas en términos de diferencias morfológicas o fisiológicas que afectan la concentración del herbicida o metabolitos fitotóxicos que actúan en el sitio de acción. La resistencia a herbicidas envuelve un arreglo intrincado entre frecuencia de genes, herencia, flujo de genes y adaptabilidad; no siempre un biotipo resistente es muy problemático ya que algunos no se adaptan bien al ambiente y no son muy competitivos con los cultivos.

Los mecanismos de resistencia más comunes que se presentan son:

  • ;La alteración del punto de acción. Dentro de una planta, significa que un herbicida ya no se fija en su lugar normal de acción, debido a un cambio en la estructura del objetivo, lo cual permite a la planta sobrevivir así al tratamiento herbicida.
  • Incremento del metabolismo. Significa que la planta resistente puede degradar un herbicida a sustancias no fitotóxicas más rápidamente que una planta susceptible normal y, por lo tanto, sobrevivir al tratamiento herbicida de forma parecida al cultivo.
  • Aislamiento. El herbicida es apartado de las partes sensibles de la célula vegetal y llevado hasta un lugar tolerante, como una vacuola, donde es inocuo para el crecimiento vegetal. La resistencia a herbicidas y otros conceptos relacionados a éste en muchas ocasiones es confuso por lo que  es necesario definirlos claramente para tener un mejor entendimiento.
  • Tolerancia. Es la habilidad heredable de las plantas a sobrevivir y reproducirse después de la aplicación de un tratamiento herbicida a una dosis letal para las plantas no tolerantes. Esto no implica selección o manipulación genética para obtener una variedad tolerante.
  • Resistencia. Es la habilidad heredable de una determinada especie a sobrevivir y reproducirse después del tratamiento de un herbicida a dosis normalmente letales para el resto de ellas.

La resistencia puede ocurrir en forma natural o puede ser inducida por técnicas como la ingeniería genética o selección de variantes resistentes obtenidas por cultivos de tejidos o mutagénesis.

  • Resistencia cruzada. Es la resistencia que una población de una especie manifiesta a un herbicida al cual nunca había sido expuesta, pero que tiene un modo de acción similar a otros herbicidas a los cuales dicha población ha mostrado resistencia. En este tipo de resistencia, solo un mecanismo de acción es involucrado.
  • Resistencia múltiple. Es la resistencia que una población de una especie manifiesta a un herbicida al cual nunca había sido expuesta, pero que tiene un medio de acción diferente a otros herbicidas a los cuales les dicha  población ha adquirido resistencia. Más de un mecanismo de acción es involucrado en este tipo de resistencia.

Problemática Mundial

El primer biotipo resistente identificado y notificado fue en 1968 (Senecio vulgaris resistente a simazina y atrazina en Estados Unidos de América). Al día de hoy se reportan 284 biotipos resistentes, pertenecientes a 170 especies de malezas (101 dicotiledóneas y 69 monocotiledóneas), lo cual a sido un crecimiento muy rápido en los últimos años, sobre todo en algunos grupos de herbicidas, por ejmplo las triazinas en 1998 era el grupo con meyor número de casos de resistencia reportados con 60 especies en 22 países, pero para el año 2000 los herbicidas inhibidores de la enzima ALS (sulfonilureas e imidazolinonas) fueron los de mayor número de casos reportados con 63 especies de malezas resistentes en 18 países por 61 especies de las triazinas en 22 países, ya para este año 2003 los inhibidores de la enzima ALS tienen reportados 81 especies resistentes en 28 países por 65 de las triazionas en 24 países, así como 33 especies de los inhibidores de la enzima ACCasa en 26 países.

Problemática Nacional

Actualmente en algunas regiones de México tenemos serios problemas para el control de la maleza en trigo y cebada ( principalmente Phalaris spp. Y Aevna fatua), en gran medida por las altas infestaciones de malezas existentes, sobre todo en el Valle de Mexicali y el Bajío, es en esta última región donde se han presentado los problemas de resistencia confirmada desde 1997.

Estrategias de manejo de maleza en el Bajío

Es necesario tener un buen manejo de estas malezas para evitar problemas graves de biotipos resistentes, para lo cual debemos integrar otros métodos y alternativas de control, como los siguientes:

  • Control preventivo
  • Control mecánico
  • Control químico

 Véase el artículo completo en la revista dígital…