Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

“Producir más con menos”: El secreto para el éxito en la agricultura

1.13k

Hasta 2050, la demanda de productos de la agricultura a nivel mundial va a crecer 1.6% por año, mientras que la producción lo hará 1.2% por año. Habrá, con estos números, un 0.4% de déficit entre la demanda y la oferta.

En su exposición durante el VI Foro Internacional Croplife Latin America, Antonio Carlos Guimarães, Director General de Syngenta para América Latina, ponderó la capacidad productiva de América Latina y comentó especialmente que México tiene el territorio y las condiciones climáticas y de suelo para incrementar su productividad. La diferencia en rendimiento comparado con otros países, radica en el uso de la correcta tecnología agrícola que ya se encuentra disponible en este país. “Países como Brasil han incrementado su productividad estableciendo sinergias entre productores, gobierno y empresas de la industria agroalimentaria”, señaló.

Antonio Carlos Guimarães, expresó que para 2020 esta región podría producir la mitad de la demanda global de alimentos. “México tiene una gran oportunidad de crecimiento económico en el sector agrícola. América Latina en conjunto y México en lo individual, tienen el potencial para desempeñar un rol más importante contando con políticas gubernamentales que favorezcan más la producción. México puede llegar a niveles de productividad de otros países latinoamericanos como Argentina o Brasil quienes tomaron estas medidas con anterioridad”, expresó.

Para lograrlo, los retos son interesantes ya que debido a la situación de conciencia mundial del medio ambiente, las regulaciones gubernamentales serán más amplias, exigiendo:

  • Máximo nivel residual (MRL).
  • Menor toxicidad de los productos.
  • Estrictos requerimientos de protección al ambiente y salud.

Estas exigencias aunadas a el incremento de la escasez de agua y los cambios climáticos aumentan la complejidad del reto al que se enfrentan en investigación y desarrollo las empresas de tecnología agrícola.

Guimarães, Director General de Syngenta para América Latina, resaltó que México, según la FAO y de acuerdo a datos de producción de alimentos, tiene apenas un 50% de seguridad alimentaria. No es autosuficiente para el consumo de alimentos a nivel nacional. Esto es una oportunidad, considerando que otros países latinoamericanos, como Argentina, es autosuficiente en el 75%. “México cuenta con una gran extensión que tiene las características óptimas para diversos cultivos y que no se encuentra explotada actualmente para la agricultura”, dijo.

En el panorama mundial, expresó que la demanda mundial crece a un ritmo de 1.6% mientras que la producción crece a 1.2%, lo que produce un déficit de alimentos de 0.4%. Dado que la superficie tiene un límite de crecimiento, la opción más viable es hacer más productivas las hectáreas explotadas actualmente. América Latina tiene una ventaja sobre otros continentes, tiene aún tierras disponibles para cultivar.

Finalmente, se tiene que producir más alimentos con menos recursos, para lo cual se requiere de invertir en investigación y desarrollo para obtener nuevas tecnologías. La industria de protección de cultivos y semillas invirtió el 8,7% de sus ventas en 2012, es decir $7,3 billones de dólares para mejorar la productividad y la seguridad de sus productos. Inversiones en Investigación y desarrollo, como porcentaje de ventas, están disminuyendo a cada año, de 11% en 2002 a 8,7% en 2012.

La participación de la industria de protección de cultivos en los costos de los productores se ha reducido constantemente, en los últimos diez años en un 5%. Los productores han aumentado sus ingresos netos, reduciendo el costo de agroquímicos y semillas de 4,3% en 2002 a 2,7% en 2012.

“México y otros países latinoamericanos tienen como meta lograr producir más con menos, optimizando sus recursos, ya sea obteniendo más productividad en las mismas hectáreas o incrementando la extensión”, concluyó.

En caso de no contar con más territorio disponible, se requiere:

  • Industria de CP + SE + Biotecnología: Intensificar innovación a fin de apalancar ritmos de crecimiento de productividad.
  • Universidades, OMG`s y Prensa: Trabajar con la sociedad y su conciencia sobre los desafíos en alimentar el mundo en las  próximas décadas.
  • Gobierno: Desarrollar nuevos programas que apoyen crecientes producciones en el campo y en productividad.  AS