Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

Recomendaciones de fertilización para el cultivo de trigo

1.53k

El criterio general para determinar un programa de fertilización consiste en determinar los elementos que deben aplicarse, su fuente, la dosis, el método y la época de aplicación.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c1Una planta típica se compone de aproximadamente 90% de agua. El material sólido de la planta (comúnmente llamado materia seca) está compuesto por 16 elementos esenciales (ver Cuadro 1): 90% son carbono, hidrógeno y oxígeno, nutrientes que la planta absorbe del agua y aire. Del 10% restante, 11 (potasio, calcio, magnesio, azufre, hierro, manganeso, zinc, cobre, boro, molibdeno y cloro) están disponibles en cantidades suficientes en los componentes del suelo, mientras que dos (nitrógeno y fósforo) se encuentran deficientes en la mayoría de los terrenos del sur de Sonora. Estos últimos son prioritarios en la fertilización de trigo.

Determinación de la dosis de nitrógeno

La selección de la dosis de nutrimentos por aplicar es uno de los factores que más influyen en el costo de la fertilización. El método que se emplea con mayor frecuencia para determinar las dosis de fertilización a utilizar es el que se basa en la evaluación de diferentes dosis de nutrimentos, de donde se selecciona la que produce el mayor efecto sobre la variable de interés, sea ésta el rendimiento o la calidad del producto.

Sin embargo, este método tiene la desventaja de que no considera las variaciones temporales y espaciales que existen en cuanto al abastecimiento de nutrimentos por el suelo y la demanda de éstos por los cultivos.

Un método alternativo que permite recomendaciones a nivel de parcela es el que considera el balance de nutrimentos. Esta técnica toma en cuenta las cantidades de elementos que los cultivos extraen del suelo para lograr un rendimiento determinado, las fuentes de suministro de los nutrimentos y la eficacia con la que estos son utilizados por los cultivos.

El conocimiento de las extracciones unitarias de los nutrimentos por los cultivos son por lo tanto fundamentales para utilizar de manera precisa la función siguiente:

Dosis   =   Demanda – Suministro
Eficacia

La demanda se refiere a la extracción de elementos por tonelada y por hectárea en función del rendimiento del cultivo, para lo que se analiza la concentración de macro y microelementos en el grano y en la paja, así como el rendimiento por hectárea.

Cuando la demanda del cultivo es mayor que el suministro del suelo la necesidad de aplicar fertilizantes es una función directamente proporcional a la diferencia entre ambos parámetros, e inversamente proporcional a la eficacia en su utilización.

En caso de que la demanda sea igual al suministro, en algunos casos se sugiere la aplicación de dosis de mantenimiento para evitar el empobrecimiento del suelo.

La demanda del cultivo

Las extracciones unitarias de nitrógeno para cinco regiones productoras de trigo en México se reportan en el Cuadro 2.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c2

La relación entre el rendimiento de grano de trigo y las extracciones unitarias de nitrógeno se muestran en la Gráfica 1.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-g1Contrario a lo reportado en algunos estudios no se encontró una relación positiva entre estas dos variables: los aumentos en rendimientos no hacen que se incremente la extracción unitaria de nitrógeno.

Para el caso del fósforo (ver Cuadro 3), los estudios demostraron que no existen diferencias marcadas en su extracción unitaria entre las diferentes regiones productoras de trigo.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c3

Considerando el valor promedio de extracciones unitarias de fósforo en México, se encontró que las cantidades calculadas fueron 2.5 veces inferiores a la reportada en algunas investigaciones para trigo en otras regiones del mundo.

El análisis de correlación entre extracciones unitarias de fósforo y rendimientos de grano de trigo dio como resultado un coeficiente de correlación de 0.01, lo que muestra la nula asociación entre estas dos variables, tal como se observó en el caso de nitrógeno.

El nitrógeno residual del suelo

En el caso del nitrógeno residual, la cantidad se incrementa en función de la dosis aplicada, del método utilizado y de la época de aplicación. La cuantificación del nitrógeno residual es esencial para determinar la dosis óptima de fertilización en el cultivo de trigo.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c4

Dependiendo de la rotación de cultivos, la cantidad de nitrógeno residual puede ser muy elevada, como es el caso de la siembra después de hortalizas (ver Cuadro 4); sin embargo para la rotación trigo-trigo, la disponibilidad de nitrógeno puede variar hasta en 400% (ver Cuadro 5), por lo que solamente mediante un análisis de suelo se podría cuantificar de manera precisa la disponibilidad de este elemento.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c5

Cálculo de la dosis de nitrógeno a aplicar

En el Cuadro 6 se presenta la dosis de nitrógeno que deberá aplicarse en función de una demanda del cultivo de 5 a 7 toneladas por hectárea, de un suministro promedio del suelo de 115 kilogramos por hectárea y una eficacia de recuperación de 38%. En el cálculo está considerada una pérdida potencial del 25% del nitrógeno residual del suelo.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-c6

Eficacia en el uso de fertilizantes nitrogenados

La eficacia en la recuperación del fertilizante nitrogenado por
parte del cultivo se calcula en 38%, sin embargo se han observado eficacias de 20 a 48%, a nivel comercial.

En estudios con el isótopo N 15 se encontró que del nitrógeno que no es recuperado por el trigo 60% queda fijado en las arcillas, 30% se pierde por volatilización, y 10% se pierde por lavado. Esto representa 14 mil 675, 7 mil 338 y 2 mil 446 toneladas de nitrógeno que se desaprovechan por fijación, volatilización y lixiviación, respectivamente, en Valle del Yaqui, si se considera una dosis promedio de 263 kilogramos por hectárea en una superficie de 150 mil hectáreas.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-g2

En la Gráfica 2 se presenta el balance de nitrógeno en el cultivo de trigo calculado para el Valle del Yaqui. El cálculo consideró una eficiencia de recuperación de 38%.

Recomendaciones-de-fertilización-para-el-cultivo-de-trigo-g3

La cantidad de nitrógeno que se pierde por lixiviación y volatilización es muy alta, así como la que queda en el suelo como elemento residual. El productor generalmente no considera esta cantidad de nitrógeno residual en su programa de fertilización. Un diagrama general del ciclo de nitrógeno se observa en la Gráfica 3.  AS

Continuará…

Juan Manuel Cortés Jiménez,
Alma Angélica Ortiz Ávalos

Investigadores de Suelos y Nutrición Vegetal del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap)