Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

Recuperando el potencial productivo del maíz

33

Agricultores de maíz de Chiapas, Hidalgo y Sinaloa compartieron con productores chiapanecos experiencias en las que han adoptado prácticas agroecológicas, como es el uso de microorganismos, lixiviados de lombricomposta, y control biológico, entre otras, con las que han logrado reducir o incluso eliminar la utilización de agroquímicos e incrementar sus rendimientos.

Esto ocurrió en el foro “Recuperando el potencial productivo del cultivo de maíz en el estado de Chiapas, a través de innovaciones productivas sustentables”, realizado el pasado 6 de marzo en el Centro Experimental Ocozocuautla del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

En el encuentro, el productor del municipio chiapaneco de Villaflores, Julio César Díaz Somoza, presentó el proyecto realizado en su predio a partir de mayo de 2019 y que ha involucrado el acompañamiento técnico de Producción para el Bienestar, incluida la participación de becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

El esquema implicó realizar un diagnóstico del suelo que mide el PH, la humedad relativa, conductividad eléctrica, grado de compactación, potencial de óxido-reducción y disponibilidad de micronutrientes en el suelo, entre otros factores, y con base en eso, se aplicó microbiología, composta con estiércol, paja y minerales de piedras locales, así como lombrices y lixiviados de esa composta. “La tierra en mi zona es pedregosa. Con mis equipos y el diagnóstico, tomamos la decisión de sembrar maíz. En meses, nuestro rendimiento subió de 1.8 toneladas por hectárea, a siete toneladas”, dijo.

El productor de la Región de El Évora, en el centro-norte de Sinaloa, Juan José Angulo, habló sobre el trabajo de un grupo de productores con el Manejo Integral de Cultivos Inducidos (MICI), iniciado el año pasado con mil 300 hectáreas y que ahora suman siete mil.

“Con el uso de microorganismos, insectos benéficos y lixiviados, hemos incrementado nuestros rendimientos y esperamos que en el futuro prospere esta tecnología amigable con el medio ambiente, los suelos, la vegetación y problemas fitosanitarios. En un futuro, la agricultura sustentable es la que nos va a posibilitar desarrollarnos. Teníamos un rendimiento de 10 a 10.5 toneladas de maíz por hectárea y hemos dado un brinco de 2 a 2.5 toneladas más”, señaló.