Noticias Recientes

Contáctanos:

Email
info@agrosintesis.com

Teléfono
+52 (55) 5669-4540

Dirección
Indianápolis #70, Col. Nápoles Distrito Federal, MX – C.P. 03810

Síguenos en:

Riego por goteo en el cultivo de maíz

583

Es necesario la adopción de tecnologías para incrementar la productividad del cultivo


El riego por goteo uno de los sistema más eficientes en el uso de agua, y combinado con la fertirrigación es una buena alternativa para incrementar los rendimientos en el maíz. Con el uso de este sistema se traen beneficios como un riego uniforme, menor incidencia de malezas, menores costos de mano de obra, menor impacto al ambiente y un uso eficiente de insumos como fertilizantes, plaguicidas, entre otros.

El riego consiste en suministrar a la planta el agua necesaria para que realice sus procesos biológicos; el agua tiene que proporcionarse de forma adecuada en el momento oportuno para que la planta la aproveche de la mejor manera. En la actualidad los sistemas de riego que más se utilizan son: riego por gravedad, riego por aspersión, riego por microaspersión y riego por goteo, siendo este último un sistema de riego localizado el cual proporciona un mayor ahorro de agua. En el riego por goteo la tecnología es simple, aunque requiere cierta inversión y un mantenimiento cuidadoso.

El riego por goteo está comenzando a usarse en el cultivo de maíz y es recomendado ante los problemas de escasez del agua en muchos estados de la República Mexicana, por lo que es necesario producir más kilogramos de maíz por cada litro de agua. En maíz, los rendimientos en temporal o con riego por gravedad van de medio a bajo, además con riego por gravedad más de la mitad de agua se pierde por evaporación o percolación.

El riego por goteo actualmente es una excelente opción para hacer un uso eficiente del agua y de los fertilizantes en el cultivo del maíz. Sin embargo; este sistema se ha usado muy poco en cultivos de grano, principalmente por la temas de rentabilidad, la poca experiencia en el manejo del sistema, entre otros.

El maíz es un cultivo muy sensible al déficit hídrico, especialmente en la floración y llenado de grano, motivo por el cual para evitar el estrés y aspirar a mayores rendimientos es necesario sistemas más eficientes en el manejo de agua. El riego rodado o por inundación tiene una eficiencia baja en el uso de agua, rebasando apenas el 50%, mientras que en el riego por goteo se han alcanzado eficiencias de hasta un 90%, lo que trae un ahorro muy importante de agua, ya que en algunas regiones se extrae de pozos profundos lo cual eleva los costos de electricidad o combustible.

El riego por goteo es un sistema que permite agregar insumos (fertilizantes, herbicidas, insecticidas, etc.) haciendo más eficiente su uso, ya que se pueden usar dosis mas bajas y controladas, reduciendo los costos y el impacto al ambiente. Es importante destacar que mediante el riego por goteo se puede disminuir la presencia de las principales malezas que se presentan en el cultivo de maíz como: shoto, aceitilla, quelite, coquillo, zacates, pasto corriente, chayotillo y lengua de vaca, etc, así como realizar su control preemergente y postemergente agregando los herbicidas en el sistema.

En comparación con el riego por gravedad, el riego por goteo requiere poca mano de obra y en comparación con los pivotes, el riego por goteo consume muy poca energía. Los fertilizantes pueden aplicarse con precisión donde realmente se necesitan, además se puede realizar la producción sin labranzas o usando labranzas mínimas. Lo mejor de todo es que no se desperdicia agua por evaporación, escurrimientos, filtración profunda o prácticas de cultivo, y la uniformidad del riego es generalmente mayor al 90%.

Otra de las ventajas del sistema es que los costos de producción se reducen al requerir menos combustible, menos mano de obra, menos fertilizante y menos prácticas de cultivo. Asimismo, se evita la contaminación del suelo y los mantos freáticos, se conserva el suelo y eleva el rendimiento y calidad del maíz. Diversos estudios mencionan que la inversión inicial en el sistema de riego por goteo se recupera en un lapso aproximado de 4 años.